ABOGADOS EN DERECHO CIVIL Y ADMINISTRADORES DE FINCAS
DESPACHO DE ZAR ABOGADOS

El despacho abarca dos campos fundamentales de actuación, el Área Jurídica y el Área de administración de fincas, en un intento más de proporcionar un servicio integral eficaz al cliente.

Veinte años de experiencia en ambos sectores nos ha hecho destacar por nuestra capacidad para crear vínculos profesionales basados en la confianza, desde la cercanía al cliente.

La capacidad de crear vínculos de absoluta confianza profesional y humana con sus clientes, constituye una de las características más importantes que distingue a ZAR abogados como un referente en el asesoramiento legal y en la administración de fincas.

Derecho de familia y sucesorio

El Derecho de Familia está integrado por un conjunto de normas jurídicas que regulan las relaciones personales y patrimoniales de los miembros de una familia. Estas normas tienen como finalidad solucionar o prevenir los conflictos que, con frecuencia, se suscitan entre los cónyuges o convivientes y entre estos y sus descendientes.

Qué es el Derecho de Familia?

Por derecho de familia se entiende el conjunto de normas jurídicas, que integrantes del Derecho civil, regulan la familia, entendida ésta como institución natural y social, en todos sus aspectos de Derecho Privado.

El Derecho de familia regula fundamentalmente tres aspectos:

  • a) El matrimonio, a su vez, comprende las normas jurídicas relativas tanto a su celebración, como a sus efectos personales y económicos, incluidos los regímenes económicos matrimoniales, y las distintas situaciones de crisis como son la nulidad, la separación y el matrimonio.
  • b) La filiación incluye tanto la filiación matrimonial como la extramatrimonial y la adoptiva, y en último lugar la patria potestad.
  • c) La tutela comprende el conjunto de normas jurídicas referentes a la guarda y protección de menores o incapacitados no sujetos a la patria potestad.

El Derecho de Sucesiones es aquella parte del derecho que contienen las reglas para ordenar la sucesión mortis causa, así como para solventar los conflictos que surjan entre los herederos como consecuencia de la transmisión y posterior reparto de los bienes y derechos de la persona fallecida.

En ZAR abogados asesoramos a los clientes en todo tipo de obligaciones y contratos en el ámbito del Derecho Civil, que regula las relaciones personales o patrimoniales entre personas físicas y/o jurídicas, de carácter privado o público, tales como:

  • Redacción y negociación de todo tipo de contratos (arrendamientos, compraventas, préstamos, etc.)
  • Presentación y contestación de demandas
  • Reclamaciones de cantidad y gestión de impagos de deudas comerciales
  • Comunidades de Propietarios y otras entidades urbanísticas
  • Constitución de asociaciones y fundaciones
  • Sociedades civiles y comunidad de bienes

Uniones de hecho - Abogados divorcios - Abogados separaciones

En el ámbito del Derecho de Familia se ha consolidado una amplia experiencia en el asesoramiento de procedimientos de Divorcios, Separaciones, Pensiones Compensatorias y de Alimentos, Guardia y Custodia, Régimen de Visitas, Modificación de Medidas, Regimenes Económicos Matrimoniales, Uniones de Hecho, Declaraciones de Incapacidades y Nombramiento de Tutores. Asimismo, ZAR Abogados cuenta con profesionales especializados en el Derecho de Sucesiones, con un conocimiento pormenorizado del mismo y una práctica y continua actualización en los siguientes temas:

  • Disposiciones Testamentarias
  • Adjudicaciones de Herencia, negociaciones y transacciones familiares
  • Declaraciones de Herederos
  • Donaciones
  • Declaraciones de Ausencia
  • Protocolos Familiares, Sucesión Patrimonial Programada y Reparto del Patrimonio Familiar

Derechos reales

Atendemos a la resolución de cualquier problema que se le pueda plantear relacionado con la propiedad y sus diferentes modos de adquirir la misma.

Según el artículo 348 del Código Civil “la propiedad es el derecho de gozar y disponer de una cosa, sin más limitaciones que las establecidas en las leyes”.

Así, y a tenor de lo dispuesto por el artículo 609 del Código Civil “la propiedad se adquiere por la ocupación.

La propiedad y los demás derechos sobre los bienes se adquieren y transmiten por la ley, por donación, por sucesión testada e intestada y por consecuencia de ciertos contratos mediante la tradición.

Pueden también adquirirse por medio de la prescripción”.

Compra y Venta

La forma típica de adquirir la propiedad es la compraventa. Los artículos 1445 y siguientes del Código Civil son los encargados de regular todos los aspectos relacionados con el contrato de compra y venta.

Así, según el artículo 1445 del Código Civil “por el contrato de compra y venta uno de los contratantes se obliga a entregar una cosa determinada y el otro a pagar por ella un precio cierto, en dinero o signo que lo represente”.

Los elementos básicos de la compra y venta son la entrega del bien objeto del negocio jurídico y el pago del precio pactado. Distintas son las condiciones o circunstancias que pueden vincular una operación jurídica de compra y venta, todas ellas previstas de manera abstracta por el Código Civil.

Donación

De acuerdo a lo establecido por el artículo 618 del Código Civil, “la donación es un acto de liberalidad por el cual una persona dispone gratuitamente de una cosa en favor de otra, que la acepta”.

En este caso, dos son igualmente los elementos necesarios para considerar que concurre el negocio jurídico de la donación. En primer lugar, la entrega del bien, bienes o derechos donados y, en segundo lugar, la aceptación, y sea expresa o tácita por parte de quien lo recibe.

Arrendamientos

Nos ocuparemos de la resolución de cualquier problema que se le pueda plantear relacionado con arrendamientos.

Dos son los tipos de arrendamientos previstos por el ordenamiento jurídico.

En primer lugar, y según el artículo 1.543 del Código Civil “en el arrendamiento de cosas, una de las partes se obliga a dar a la otra el goce o uso de una cosa por tiempo determinado y precio cierto”. Por su parte, el artículo 1.544 del Código Civil dispone que “en el arrendamiento de obras o servicios, una de las partes se obliga a ejecutar una obra o a prestar a la otra un servicio por precio cierto”.

Dentro del arrendamiento de cosas, el más común es el arrendamiento de bienes inmuebles, ya sean para uso de vivienda o uso industrial (locales, naves, etc.). La Ley de Arrendamientos Urbanos regula, además del la Ley de Enjuiciamiento Civil y el Código Civil, todos los aspectos relativos al negocio jurídico del arrendamiento, desde las personas que deben intervenir en un contrato de arrendamiento, hasta los distintos procedimientos de desahucio, en función de la naturaleza que tenga el uso del bien inmueble arrendado.

Responsabilidad civil

En este despacho encontrará la resolución de cualquier problema que se le pueda plantear relacionado con reclamaciones por incumplimiento de contratos o culpa extracontractual.

La regulación que por parte del Código Civil se realiza de las distintas relaciones humanas sociales puede derivar en el nacimiento de responsabilidades.

Así, el artículo 1.101 del Código Civil dispone que “quedan sujetos a la indemnización de los daños y perjuicios causados los que en el cumplimiento de sus obligaciones incurrieren en dolo, negligencia o morosidad, y los que de cualquier modo contravinieren al tenor de aquéllas”.

Por su parte, el artículo 1.902 del Código Civil manifiesta que “el que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”.

Préstamos

Le ayudaremos en la resolución de cualquier problema que se le pueda plantear relacionado con préstamos.

Según el artículo 1.470 del Código Civil “por el contrato de préstamo, una de las partes entrega a la otra, o alguna cosa no fungible para que use de ella por cierto tiempo y se la devuelva, en cuyo caso se llama comodato, o dinero u otra cosa fungible, con condición de devolver otro tanto de la misma especie y calidad, en cuyo caso conserva simplemente el nombre de préstamo”.

Derecho Matrimonial

Los artículos 42 a 107 del Código Civil son los encargados de regular los requisitos y efectos tanto del matrimonio como de su disolución.

El matrimonio es la unión conyugal regulada entre dos personas, ya sean del mismo o distinto sexo, siendo requisitos imprescindibles que éstas sean mayores de edad o menores de edad emancipados.

Las formas de contraer matrimonio en España son la civil y la religiosa, debiendo ser esta última admitida como válida por el Estado español y debiendo ser, en todo caso, monógama.

Las obligaciones de los cónyuges, reguladas por el artículo 68 del Código Civil, son la convivencia, la fidelidad y el mutuo socorro, debiendo compartir, igualmente las responsabilidades domésticas y el cuidado y atención de ascendientes y descendientes y otras personas dependientes a su cargo.

Reclamación por vicios constructivos

  • Reclamación por defectos en la construcción
  • Reclamación obra defectuosa

En el caso de aparición de defectos constructivos o bien de incumplimientos contractuales, se parte del régimen previsto en el art. 1591 CC, que establece un sistema de responsabilidad por vicios ocasionados por el contratista, ya sea por defectos de construcción o por incumplimientos contractuales, variando el plazo de cada uno de los supuestos, a saber, diez y quince años respectivamente, estableciendo también un sistema de responsabilidad del arquitecto, al que se le puede exigir indemnización durante diez años por defectos en la dirección o del suelo, pudiendo estudiarse una amplia doctrina jurisprudencial elaborada al amparo de los muchos casos englobados bajo el precepto citado.

Posteriormente, la LOE, con la finalidad de establecer un sistema más protector para los consumidores, ha regulado en el art. 17 LOE la responsabilidad civil de los agentes que intervienen en el proceso de la edificación.

Se trata de indicar, para los diferentes agentes que participan en el proceso de la edificación, unas obligaciones específicas claras de las que se derivan sus responsabilidades, las cuales, se podrán exigir de forma personal e individualizada tanto por actos propios como de subordinados, determinando la solidaridad cuando no pueda individualizarse al responsable o exista concurrencia de culpas.

Se establece que los legitimados activamente para reclamar sean los que fuesen propietarios de lo edificado, mientras que pasivamente cualquier agente del proceso de edificación, se insiste, sin perjuicio de las acciones que le correspondan al comprador frente al vendedor.

También se prevén supuestos de exoneración de la responsabilidad del agente en el proceso de construcción para cuando se demuestre caso fortuito, fuerza mayor o una culpa de tercero o víctima que rompan el nexo causal entre la acción u omisión y el resultado perjudicial.

También, decir que el sistema legal de responsabilidad establecido en la Ley de Ordenación de la Edificación, describe la responsabilidad civil de los partícipes en el proceso de construcción, si bien no ha de olvidarse que también puede darse responsabilidad administrativa y responsabilidad penal, en función de la gravedad de los hechos. La competencia es de la jurisdicción civil, aún en el caso de que se trate de viviendas protegidas.

Por otra parte, la responsabilidad civil será contractual o extracontractual en función del vínculo que una al propietario de lo edificado con el partícipe del proceso de edificación que se demuestre agente del daño.

En conclusión, que el régimen de responsabilidad previsto en la Ley de Ordenación de la Edificación se refiere sólo a los daños causados en el edificio, a partir de su entrada en vigor, por vicios o defectos que afectan a su seguridad estructural, a su habitabilidad o a su acabado. Esto quiere decir que hay tres elementos básicos comunes a todo el sistema de responsabilidad.

El primero es el edificio, entendido como toda aquella edificación incluida en el art. 2 LOE Segundo, los daños materiales originados por vicios o defectos, con lo cual se abandona el concepto de ruina, básico en la aplicación del art. 1591 CC; que, además, no todo daño que exija reparación de la obra se encuentra dentro del ámbito de protección de la Ley, ya que sólo se protegen aquellos referentes a la seguridad estructural del edificio, a su habitabilidad o a su acabado. Tercero y último, que este sistema de responsabilidad sólo se aplica a las edificaciones para cuyos proyectos se solicite la correspondiente licencia de edificación a partir de su entrada en vigor, que fue el 6 de mayo de 2000 (disp. adic. 1ª y disp. final 4ª LOE).

Reclamaciones de cantidad e impagados

  • Acciones de impago de letras, cheques, pagarés…
  • Proceso monitorio

    Podrá acudir al proceso monitorio quien pretenda de otro el pago de deuda dineraria, vencida y exigible, de cantidad determinada que no exceda de 250.000 euros, cuando la deuda de esa cantidad se acredite de alguna de las formas siguientes:

    1. Mediante documentos, cualquiera que sea su forma y clase o el soporte físico en que se encuentren, que aparezcan firmados por el deudor o con su sello, impronta o marca o con cualquier otra señal, física o electrónica, proveniente del deudor.
    2. Mediante facturas, albaranes de entrega, certificaciones, telegramas, telefax o cualesquiera otros documentos que, aun unilateralmente creados por el acreedor, sean de los que habitualmente documentan los créditos y deudas en relaciones de la clase que aparezca existente entre acreedor y deudo.


    Sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado anterior y cuando se trate de deudas que reúnan los requisitos establecidos en dicho apartado, podrá también acudirse al proceso monitorio, para el pago de tales deudas, en los casos siguientes:

    1. Cuando, junto al documento en que conste la deuda, se aporten documentos comerciales que acrediten una relación anterior duradera.
    2. Cuando la deuda se acredite mediante certificaciones de impago de cantidades debidas en concepto de gastos comunes de Comunidades de propietarios de inmuebles urbanos.


  • Reclamación de deudas e impagos
  • Reclamación por impago de alquileres

Indemnización por accidente de tráfico

¿Sabe que si ha tenido un accidente de tráfico muy probablemente tenga Derecho a una indemnización con cargo al seguro del vehículo? Puede reclamar indemnización tanto si es ocupante, contrario o incluso, dependiendo del supuesto, el conductor del vehículo. En función de sus lesiones, daños y secuelas tendrá Derecho a percibir una indemnización. Debe reclamarlo con celeridad pues en algunos casos los plazos son breves!!

Nuestros Abogados son especialistas en la reclamación de la indemnización por accidente de tráfico y circulación tramitando números procedimientos de toda clase a lo largo del año.

Para conocer mtás sobre ZAR ABOGADOS ponte en contacto con nosotros a travtés del teltéfono 94 438 85 11 o vía e-mail en la dirección zar@zarabogados.com